¿Por qué la Inteligencia Artificial, la RPA y el IoT revolucionan el sector empresarial y mejoran la vida de las personas?

La Inteligencia Artificial (IA) hace referencia a la capacidad que tienen las máquinas para realizar acciones exclusivas del intelecto humano. Esta tecnología funciona en muchos artefactos y dispositivos que imitan el razonamiento de las personas y son utilizados de forma cotidiana.

La IA funciona con algoritmos que ejecutan procesos y resuelven problemas a partir de la introducción de datos públicos provenientes, en su mayoría, de la interacción de las personas con la tecnología y datos oficiales ofrecidos por instituciones públicas y privadas.

Las grandes cantidades de datos que alimentan la IA se producen como resultado de interacción en las redes sociales, búsquedas en Internet, recorridos de trayectos con GPS, entre otras acciones. Este contenido es procesado a través del big data y se convierte en información de valor utilizada por empresas para tener un perfil de sus clientes, predecir su comportamiento y ofrecerles atención personalizada.

¿Qué tecnologías surgen gracias la Inteligencia Artificial?

Las cualidades de IA son implementadas en otras tecnologías que tienen la finalidad de incrementar la eficiencia de las empresas y hacer más cómoda la vida de las personas.

Una de ella es la RPA (Robotic Process Automation o Automatización Robótica de Procesos), conocida como un software o bot utilizado para automatizar tareas digitales repetitivas a partir de una configuración determinada. Los bots son intuitivos y capaces de aprender e imitar acciones digitales de los seres humanos: adjuntar archivos, copiar y pegar, interactuar en redes sociales, iniciar sesión en páginas, analizar correos electrónicos, hacer cálculos, imprimir documentos, escribir mensajes en chats, extraer datos web y datos no estructurados, etc.

Además, poseen adaptabilidad hacia diferentes interfaces; por lo tanto, las empresas que deseen implementarlos no deben cambiar sus sistemas, programas o aplicaciones. Estos atributos convierten a la RPA en un mecanismo ideal para incrementar la competitividad de las empresas y permitirles aprovechar el talento de su personal para la realización de tareas más complejas.

Otra tecnología utilizada con la Inteligencia Artificial es el Internet de las Cosas (Internet of Things — IoT), la cual se refiere a la interconexión de diferentes dispositivos a través de Internet que permite el intercambio de información clave para detectar patrones de conducta humana, mejorar el rendimiento de los dispositivos, hacer recomendaciones y ofrecer una grata experiencia a los usuarios.

El IoT debe su nombre a las numerosas aplicaciones y “cosas” que abarca esta tecnología. Ésta funciona con un proceso denominado máquina a máquina (M2M), en el cual no se requiere intervención humana y se produce la conexión entre dos máquinas a través de WiFi, cable, Bluetooth y otras redes. Los dispositivos conectados generan grandes cantidades de datos que son recolectados, procesados y analizados por una plataforma central de IoT.

El resultado de este proceso hace que lo extraordinario forme parte de lo cotidiano. Gracias al IoT es posible que a través de un teléfono móvil se programen artefactos como aires acondicionados, aspiradoras, televisores, neveras, automóviles y cámaras de seguridad para adecuar la temperatura de la casa, limpiar automáticamente, encender o apagar el televisor a horas determinadas, abrir o cerrar las puertas del carro a una gran distancia, emitir alarmas ante la presencia de un intruso, todo tipo de domotica, etc.

¿En qué áreas se aplican la IA, la RPA y el IoT?

Finanzas: gracias a los datos que maneja, la IA y la RPA es puede evaluar el comportamiento de los mercados, hacer sugerencias sobre la gestión de activos y prever acontecimientos. Además, tiene la capacidad de predecir conductas fraudulentas a fin de evitar estafas, evalúa la solvencia de pago de los clientes y mejora la atención al cliente.

Telecomunicaciones: la evolución de los teléfonos inteligente va de la mano con la implementación de la IA. Gracias a esta tecnología, los dispositivos poseen funciones de reconocimiento facial, huella dactilar y voz, las cuales se utilizan para reforzar la seguridad y hacer búsquedas en Internet.

Redes sociales: las redes sociales ofrecen una experiencia personalizada a los usuarios según el contenido que consumen frecuentemente. Los anuncios publicitarios y las notificaciones que ofrecen Facebook, Twitter e Instagram se envían tomando en cuenta las búsquedas, me gusta y comentarios hechos por las personas.

Navegación en la web: los buscadores web hacen recomendaciones y sugerencias, de acuerdo a las preferencias de los internautas. Esto es posible porque, gracias a la IA, son capaces de anticiparse a las búsquedas de los internautas con base en sus exploraciones anteriores.

Chatbots: la RPA es ideal para la interacción con clientes que deseen aclarar dudas y resolver problemas sencillos. Los bots y robots tienen la capacidad de comunicarse en diferentes idiomas y atender consultas.

Salud: la interconexión de aparatos de salud permite recopilar datos del estado de los pacientes y transferirlos a los especialistas del área. De esta forma se evita que los pacientes deban acudir de forma presencial a las consultas médicas.

Agricultura: sistemas inteligentes de riego acompañados de información meteorológica y sobre los suelos son herramientas utilizadas por los agricultores para decidir la forma en que trabajarán la tierra.

Seguridad industrial: al asegurar la eficiencia de procesos y el buen funcionamiento de las máquinas, el IoT contribuyen a la reducción de costos, disminución de accidentes laborales y optimización operativa.

Automovilismo: en el ámbito automovilístico, el IoT ofrece a los vehículos cámaras y sensores de movimiento que facilitan y mejoran la conducción. Para el futuro, se trabaja en el desarrollo de la conducción automática de vehículos que vayan a cualquier lugar tras recibir una indicación. También se contempla la interconexión de redes de vehículos en tiempo real para circular de forma ordenada y evitar accidentes de tránsito.

Ciudades inteligentes: con el IoT es posible transformar las ciudades y resolver problemas cotidianos de sus habitantes como la congestión del tráfico y la criminalidad.

La tecnología, la ética y la moral

El uso de tecnologías que trabajan con información privada de los usuarios exige que exista una conducta ética y moral por parte de las empresas. En ese sentido, las compañías que utilizan IA, RPA e IoT deben regirse por principios fundamentales como:

  • Garantizar que los robots no puedan hacer daño a las personas. Éstos deben diseñarse y emplearse para beneficiar a la sociedad.

El elemento ético es indispensable a la hora de poner en marcha cualquier tecnología, sus e tiene como premisa que ésta debe contribuir al desarrollo de la humanidad y no puede responder a los intereses de grupos minoritarios. En ese sentido, los avances del sector tecnológico deberían traducirse en progreso social.

--

--

Emprendedor, Geek, Tecnólogo, Programador, White Hat, Co-Fundador y Director Tecnológico de e4Cash. Co-Fundador y promotor de la Sociedad Venezolana de Fintech

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Jose Antonio Schmucke

Emprendedor, Geek, Tecnólogo, Programador, White Hat, Co-Fundador y Director Tecnológico de e4Cash. Co-Fundador y promotor de la Sociedad Venezolana de Fintech